sábado, 22 de septiembre de 2007

El poder de la oración

por Sonia M.Rosa-Vélez

Mi testimonio es uno sencillo, otras mujeres han pasado por mis vivencias, pero esta es mi experiencia única. Es el fenómeno que mis ojos han visto y que he vivido en carne propia. El pasado mes de abril descubrí que padezco cáncer del seno. Una fiebre de origen desconocido hizo que mi oncólogo sospechara algo más y me envió a hacerme un PET SCAN. De ahí salté de solo tener cáncer en el seno a cáncer etapa 4 con metástasis a los pulmones. Fue un golpe muy duro. Ni siquiera me veía enferma. Uno de los médicos que consulté me lo dijo medio en broma: _ "Niña para lo enferma que estás te ves demasiado de bien". Imaginen, tampoco me sentía muy enferma, me sentía como alguien a quien le va a dar la gripe. Inmediatamente comenzó el clamor, los grupos de oración, gente conocida y desconocida se unió a pedir por mi salud. En específico pedían un milagro para mí.

No quiero sobre-simplificar la historia pero al diagnóstico lo siguieron los meses más difíciles de mi vida. Cada vez que me daban la quimioterapia una infección tenáz se apoderaba de mi. Tuve 3 hospitalizaciones extensas. En una de ellas la línea de acceso ( Medi-port) por la que me administraban la quimio se rompió y toda la quimio en vez de ir a mis venas, pasó a mi seno y tuve quemaduras de primero, segundo y tercer grado y una dolorosa estadía en el hospital de 24 días.

El médico me dijo simple y llanamente que el tumor en mi seno era muy grande e inoperable. El iba a intentar quimioterapia primero a ver si reducía de tamaño. No tengo palabras para describir los estragos que la quimioterapia tuvo en mi. Yo siempre me he considerado una mujer fuerte, luchadora, pero este veneno que es el mejor tratamiento que existe en este momento, me lanzó a una cama.

El clamor continuó y cuando menos lo esperaba, alguien me llamaba, me escribía, me visitaba para darme ánimo. Y no se como explicarlo pero me sobrecogía una paz hermosa, extraña, callada, especial.

El pasado mes de agosto luego de la peor quimioterapia que he experimentado (con una droga llamada Abraxane), una infección muy fuerte se apoderó de mi. El médico suspendió la quimioterapia y procedió a atacar la infección con los mejores antinbióticos que tenía a la mano. La infección se hizo resistente a los medicamentos y todo se complicó. El médico pensó que la infección había afectado mi corazón que tenía endocarditis. "Esto es demasiado"- pensé- "primero cáncer luego la metástasis, la quemadura, las infecciones y ahora una inflamación del corazón" Ya mis conversaciones con Dios no eran un clamor, eran una frase repetitiva:- "Dios, necesito un milagro".

En mi vida he visto muchos milagros, este me pareció extraordinario. Mi madre me llamó la mañana de la prueba para determinar si tenía endocarditis, para orar por mi y recordarme que yo tenía un soplo en el corazón que había surgido luego de padecer fiebre reumática en mi niñéz. La prueba para determinar si tenía endocarditis conllevaba anestesia. Mi esposo me acompañó y me cuando desperté me dió el reporte que el médico le había dado.-" Tú corazón está en perfectas condiciones". El hombre ni siquiera encontró rastros del daño de la fiebre reumática de mi niñéz. MILAGRO, un perfecto y hermoso milagro.

Ya saliendo de la super-infección y entrando en los seis meses luego del diagnóstico, me había pasado un mes sin tratamiento tradicional para el cáncer (siempre me hice varios remedios naturales), el médico decidió que ya era hora de repetir las pruebas y me envió a hacerme un PET SCAN , sonograma y mamograma.

Cuando el me informó los resultados yo solo podía decir: -"Oh Dios mío, Oh Dios mío, Oh Dios mío, Oh Dios mío". El tumor de mi seno bajó considerablemente de tamaño y ahora es operable. Mis pulmones no tienen ratros de cáncer. MILAGRO, un perfecto y hermoso milagro.

No se equivoquen todavía me queda un buen tramo del camino que recorrer, pero no camino sola, me protege el poder de la oración. Gracias, infinitas gracias, por sus oraciones.

9 comentarios:

Roberto dijo...

6 Bendito sea D”s,
Que oyó la voz de mis ruegos.
7 D”s es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.
Salmo 28
Parece que el Señor, alabado sea, ha decidido que aún te necesita para obrar entre nosotros, y te ha refrendado en el Libro de la Vida!

susan dijo...

Amiguita, no nos conocemos, pero luchamos la mísma batalla.
Empezé la mía el 10 de enero del 2007, y como a tí todavía tengo mucho camino por recorrer!

Eva dijo...

YA vez amiga mia... La batallas se pelean entre muchos y asi estamos en esta... La fe mueve montañas... Y nosotros las vamos a mover....

Seguimos adelante... Siga que usted es una Puertorriqueña de pura sepa... Fuerte y con una fe insuperable...

Recuerda que me enseñaste a confiar en ese Dios poderoso y maravilloso...

Te quiero mucho Sonia...

Eva

Yuankho dijo...

¡Baruj Yahwéh!
¡Bendito sea Yahwéh!

El nunca abandona a sus hijos y nunca los hace avergonzar delante de los que no creen en El.

El milagro en ti es un milagro también en mí porque mi corazón hoy siente Su presencia por la misericordia que Él ha tenido contigo.

El que empezó la obra la perfeccionará aún más. Espera y verás.

Donde terminan los avances de la tecnología y la medicina empiezan las maravillas de nuestro Padre Celestial.

¡Yahwéh te bendiga y te guarde! ¡Yahwéh haga resplandecer su rostro sobre ti y te mire con buenos ojos! ¡Yahwéh vuelva hacia ti su rostro y te dé la paz! Números 6:22-27

¡Shalom!

Tu hermano Juanco

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

Susan:

No luches esta batalla sola. Puedes contar con mi ayuda y amistad. Recuerda, necesitas mucho apoyo y mucha oración.

Sonia

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

Eva:

Oro por ti mucho. Gracias por tus palabras de ánimo.

Sonia

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

Juanco:

Como recuerdo con tanto cariño los días en que cantábamos juntos. La música ha sido mi terapia en estos días. Gracias por unirte a mi gozo.

Sonia "Chiqui"

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

Mi buena amiga Rossanna D. me envio este hermoso mensaje. Los invito a que visiten el enlace y lean el testimonio de Jose Nogueras.

Sonia

Hola Sonia:
Aqui te mand� este testimonio de Jos� Nogueras, El d�a que volv� a nacer. .
http://www.elnuevodia.com/diario/noticia/cine/flash/el_dia_que_volvi_a_nacer/285428
Estuve leyendo los diferentes poemas que pusistes de Benedetti, Julia de Burgos..Que joven me hacen sentir, me remontan a cuando los descubr�. Recuerdo que el poema de Julia, Yo misma fui mi ruta, me lo trat� de memorizar, todav�a me acuerdo de las primeras estrofas. Leyendo lo que escribes sobre las varias complicaciones que has tenido, a la verdad que se te han presentado una serie de complicaciones. Lo que sucedi� con la quimoterapia que se te sali� de la vena y te quem�....eso fu� un error innecesario, que deja a uno pensando. Yo creo que algo que te ha ayudado mucho a t� a traves de este proceso, es que tu has dejado tus emociones y creatividad fluir. Pero veo que las dejas fluir con control. Te has permitido sentirt� con miedo, deprimida vs optimista, creativa, abrirt� a los dem�s. He observado por medio de personas que han atravesado de diferentes modos estas crisis, (que nadie las desea)...pero que hasta cierto punto le traen otras experiencias, de aprendizaje, entendimiento etc...No solo a la persona m�s afectada, sino a seres que los rodean. Con cari�o, Rossana

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

Roberto;

Verdaderamente Dios escucha los ruegos.

Sonia