lunes, 20 de agosto de 2007

Nuestros canes

Aquí les presento a nuestros canes:


Jordan de Virginia, EU

Luna Catalina de Aguada, Puerto Rico

Gordon Armando y Brownie Alfonso de Aguada, Puerto Rico

Shady de Aguada, Puerto Rico

Adolfo Armando Alfonso Bartolo de Aguada, PR (RIP)

Cosita de Maryland, EU

Dolphin de Aguada. Puerto Rico

Princesa Mia Bonilla como toda la princesa
que es en su castillo en Maryland.

Rocky de Pensylvannia, EU

6 comentarios:

Ludim Guzman dijo...

Pues, Rocky es un "mix" de Beagel y German Shepard. El es muy cariñoso con la gente (too friendly). Ya sabe como "sit" y "lay" porque las nenas (Karlym y Jayleen) lo repiten mil veces y le dan snacks. El le encanta estar "dirty" pues es parte de su "mix breed".

Cosita.. la perrita de Sammy y Marisol es "bella", pero ladra demasiado. Ella se pone nerviosa con otras personas y simplemente no para de ladrar!! Como que si nos estuviera diciendo.. "leave my house" right now! lol

Yo le tengo miedo a los Rottweilers se que protejen a la familia..pero hasta que extremo??

Mariam Ludim dijo...

Les contaré que Brownie Alfonso y Gordon Armando son extremadamente cariñosos. Al igual que Rocky les encanta la mugre, por lo que de momento cuando salgo afuera tengo dos sets de patas sobre mi ropa... bueno ahora les añadimos las de Luna Catalina.

La raza de English Springer Spaniel fue diseñada para la cazería y recorrer grandes terrenos. Por lo que Brownie y Gordon disfrutan correr mucho por el monte.

Aunque cada can tiene su "perronalidad" - como a mí me gusta decir- yo creo que el temperamento va a depender del cariño que le den sus amos. Por ejemplo, hace muchos años atrás tuvimos a Iphis una Doberman muy noble. Contrario al estigma de esa raza. Auguro que lo mismo pasará con Luna Catalina. Es muy cariñosa y mientras no se le refuercen las características violentas pueden ser excelentes mascotas.

Así que Ludim, no le debes temer a Luna Catalina. Estoy segura que cuando regreses a Puerto Rico te dará un abrazo que dejará marcado en tu ropa. Jajaja.

¿Quieres que cuente sobre los cuidados especiales que le dabas al perrito que dejaron cuidando en casa?

Jajaja.. nuestra familia tiene muchas historias relacionadas con perros. Esperamos escuchar algunas por aquí.

Mariam Ludim

Mariam Ludim dijo...

Ups, se me olvidó contarles, Dolphin también es mío. Lo que pasa es que en los momentos que llegó a mi vida no estaba preparada para ser mamá. Así que sus abuelos lo adoptaron. Creo que fue una excelente decisión porque contrario a mis nuevas criaturas Doplhin es un perro con disciplina creo que podría caer en la categoría de can militar. Aunque tiene en su rércord una mordida. Solo acepta a las personas que conoce desde puppy, no hay cabida para nadie más en su corazón.

Mariam Ludim

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

Ay, ay, ay de veras somos una familia que ama a los perros. Sean como sean. No me acordaba que Dolphin habia mordido a Vitito. Sin em bargo Dolphin me ha dado las mejores bienvenidas de mi vida. Llegue de San Juan a casa de papi y mami y me aparque frente a la casa. Dolphin me vio salir del carro y comenzo a llorar. Luego cuando abri el porton se tiro encima de mi, llorando, como que dandome un abrazo y mirandome con sus lindos ojos verdes como diciendome: -Que alegria verte.

Sonia M. Rosa-Vélez dijo...

En el Fairfax Inova Hospital tienen un servicio para los pacientes de "perros terapeutas". Estos perros toman un entrenamiento especial y van y visitan con sus amos a los enfermos. Básicamente son canes muy pacientes que se dejan tocar y acariciar por extraños y a la vez son simpáticos y compasivos. En mi última estadía en el hospital me visitó un perro labrador negro muy simpático y su amo y él compartieron un rato conmigo. Hicieron muy felíz mi día.

José Luis dijo...

Como dice Mariam Ludim, Dolphin fue un accidente en nuestras vidas. En una noche llegamos a nuestra casa y esa cosita peluda marrón estaba en el interior de nuestra residencia. Sí, hasta hace poco -que nos robaron- teníamos la costumbre de dejar las puertas sin seguro. Alguien, que luego descubrimos que era mi sobrino- dejó el puppy allí. Pesaba como tres libras y de primera intención pensamos que era una las miniaturas de los perritos de cerámica que colecciona Mariam, pero se movía.

Luego como era tan pequeño, Mariam Ludim se lo llevaba para el trabajo. Sí, ya sé lo que están pensando, ¿un perro en el trabajo? Pues sucede que la cultura organizacional de la emisora radial donde laboraba Mariam lo permitía, tenían dos perros en las oficinas.

Pero los suegros se preocuparon de que ella viajara todos los días -una hora en auto- con el perrito y que estuviera con él en horas laborables, así que lo adoptaron (bueno luego de que los convencimos que no estábamos listos para ser padres).

Lo demás es historia, han transcurrido ocho años y ese perro para nada tiene vida de perro. Vive relax, bien alimentado, súper bien cuidado y bastante disciplinado (aparte del pequeño incidente antes mencionado). Además, es una excelente compañía para mi suegro en las labores fuera de la casa.