viernes, 14 de noviembre de 2008

Tres besos, un sueño y un despertar


Por Mariam Ludim Rosa Vélez

Chiqui tenía esta curiosa y hermosa costumbre - muy suya- de darle tres besos, en vez de uno, a sus seres amados. Eran besos resonantes, cadenciosos… sazonados con una mezcla balanceada de ternura y alegría. Sus besos eran la representación de ella misma. Tres veces más creativa, tres veces más sobresaliente, tres veces más aplicada, tres veces más curiosa, tres veces más apalabrada.

Sí, era una amiga de las palabras desde chica, cuando se aprendía extensos poemas que recitaba en la iglesia. Desde su adolescencia escribía poemas y en su juventud transformó sus poesías en himnos de alabanza. Fue así que musicalizó su versión del Salmo 42:

Clamo a ti oh Dios, tiene sed mi alma
Tú eres el Dios vivo, dame la calma.

Coro
Fueron mis lágrimas mi pan del día
Y me preguntaba:- ¿Dónde estás Tú oh Dios?
Mas hoy te alabo tu canción es conmigo,
Ya no sufras alma mía solo alaba a Dios.

Pensaba dudoso era mi interrogante
Porque sufre mi alma, porque me abates.

Y la Roca mía sintió mi penar,
Me sostuvo firme hasta el final.

Como era tres veces más entusiasta y tres veces más comprometida, en su juventud dirigió un grupo musical cristiano: Jehovanisi (Jehová será nuestro estandarte). Sus habilidades de liderazgo y su conocimiento de música como pianista fueron la clave para sostener por muchos años este ministerio.

Como era tres veces más sociable tenía mucha facilidad de hacer amigos y mantenerlos. Muchos de los que leen son testigos de ello. Hasta hoy, conservaba amigos cultivados en la escuela superior, en la universidad y en la iglesia acá en Puerto Rico a los que sumó más recientemente los que cultivó en Estados Unidos y otro puñado a través del ciberespacio.

Como era tres veces más analítica de primera instancia decidió estudiar sicología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM). Sin embargo, venció la palabra y luego optó por el Departamento de Estudios Hispánicos.

Como era tres veces más encantadora, encantó a un guapo joven con el que se unió un 6 de enero de 1985 y como era tres veces más motivada –aún contra los pronósticos de no poder procrear- alumbró a un hermoso chico un 29 de enero de 1991.

Como era tres veces más decidida, luego de un tiempo sin estudiar, culminó su Maestría en Estudios Hispánicos del RUM, donde en combustión espontánea surgió una pasión a la tercera potencia por los Taínos.

Como era tres veces más entregada se convirtió en una maestra detallista, en incansable investigadora de las genealogías y en la autora del libro Los mitos Taínos: Espejo de los mitos de América así como de múltiples ensayos de temas históricos.

Como era tres veces más luchadora, peleó la buena batalla con fuerza, con la palabra, con el silencio, con intensidad y con esperanza… asida de la mano del Todopoderoso.

Y antes de quedarse profundamente dormida en la madrugada del 13 de noviembre del 2008, soñaba todos los días con bellas sirenas que, por supuesto, tenían sus colas pluricoloreadas. Eran sobrevivientes de varias tragedias y luego nadaban con libertad. También, soñaba con las ciguapas, esas enigmáticas y mágicas féminas de la mitología indígena caribeña que se caracterizaban por su fortaleza.

Luego de esos hermosos sueños, mi amada ahora descansa, mi hermana duerme serena y tranquila. Nos dio tres besos, inolvidables como ella… tres besos y un hasta luego… tres besos, tres abrazos y la promesa de un despertar.

Peleó la buena batalla de la fe, echó mano de la vida eterna.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy lindo, como siempre, lo que escribes. Pienso que si a una sola cosa debemos aspirar durante nuestra vida, es a ser personas buenas para la sociedad. Tu hermana evidentemente cumplió a cabalidad, tres veces más de lo que cumplen muchas personas.

JAMM

Yuankho dijo...

¡Qué curiosa práctica! Siempre he admirado a mis padres porque al salir o al llegar al hogar se dan tres besitos de piquito.

Para finales de los 70's... en mis primeros pasos en la fe, te conocí, motivadora joven, incansable luchadora, excelente soñadora. Inmediatamente te convertiste en mi ángel de la guarda. Me invitaste a participar del coro de la iglesia y me pediste que te ayudara en los arreglos musicales.

¡Cuánto añoro aquellos momentos! Cantar... y reir. Reir y cantar... Éramos una familia espiritual de verdad

Me involucraste en tu mundo. Un mundo donde la fe, la amistad y la alegría no podían separarse. Aprendí que la fe sin alegría es un fuego que se extingue.

Hoy puedo decir que si no hubiera sido por ti... qué hubiera sido de mí.

Sí. Tú tenías un ángel multicolor pero para mí tu eras ese ángel.

Chiqui, Chiqui, Chiqui

Tu sonrisa... tres veces alegre.
Tus abrazos... tres veces fuertes.
Tus consejos... tres veces sabios.
Tu amistad... tres veces pura.

Es mi oración que en Aquel día, el día de la resurrección, tu ángel multicolor pronuncie, en crescendo, tres veces tu nombre: Chiqui, Chiqui, Chiqui. ¡Despierta! Tu tres veces Santo Amigo ha venido para que te unas a Su coro celestial. Hoy es la inauguración de su Reino.

¡Amén, Amén, Amén!

aletor dijo...

Hermosas palabras, escritas con el corazón.
Sólo se va de verdad quien es olvidado; tu hermana estará siempre cerca, iluminando tu marcha.
Y algún día, el Día, todos volveremos a encontrarnos.
Así será.

Adal dijo...

Sonia supo colarse en esos rincones de mi vida que no le enseño a nadie. Y siempre tenia la palabra afilada para motivarme.

Tambien le he hecho un homenaje apalabrado en http://jurutungo.blogspot.com/2008/11/de-fin-y-sion.html
¡Como la extraño!

Anónimo dijo...

Tu manifiesto de amor y admiración por Chiqui nos emociona y a la vez nos induce a valorar en vida y muerte la nobleza de seres tan especiales como tu amada hermana. Yo, al ver su foto, pienso que la conocí. Más aún la he conocido en esta última etapa de su vida. Su fe, su fortaleza y su imperecedero regalo a nuestra cultura y a nuestro fortalecimiento espiritual quedará con inmensa gratitud en mi corazón. Tres veces bendecida sea. Con gran admiración estará en mis oraciones y plegarias. A todos ustedes mi solidaridad, bendiciones y deseos de una eterna fortaleza como la que muestran sus almas alimentadas de una inquebrantable fe religiosa.
Marlene

jmgarcia dijo...

Appostaría cualquier cosa a que tu inolvidable hermana te canta a tí y a todos los suyos desde el cielo los versos de una canción que hace mucho tiempo inmortalizara el inolvidable Tito Rodríguez:
"Para que nunca me olvides, te voy a decir tres cosas... muy fácil de recordarlas:
¡Te Amo... Te Amo... Te Amo!"
Recuerda que el Amor siempre es más fuerte que la muerte... un abrazo.

MO dijo...

Mariam:

Gracias por compartir con nosotros esta jornada y dar a conocer al mundo a tu hermana. Sino fuera por este medio no la conocería... tan bien.

Que descanse en paz.

-Moises Orengo Aviles

Zaida H dijo...

Mariam:

¡Qué hermoso! Chiqui “nos dio… tres besos, tres abrazos y la promesa de un despertar.”

Nuestra hermana siempre llena de sueños y palabras. Palabras que perdurarán por siempre.

Chiqui escribió: “Cuando yo muera ve y siembra un árbol…” – en tu honor sembraremos tres.

Chiqui escribió: “Zaida, la rosa mas bella, la rosa especial… proviene de Aguada y esa eres tu” – lo atesoraré por siempre en mi corazón.

Chiqui escribió: “Aguada… hueles a azúcar y sabes a helado de maíz” – regresas a Aguada para siempre.

Chiqui escribió “… el día en que deje de respirar a mi lado estarán como testigos de mi peregrinar (tres cosas) la vida, el bien a la derecha y la misericordia a la izquierda y dirán los que me recuerden: Ella caminó por el valle de sombra de muerte, tuvo misericordia de otros e hizo el bien.”

Chiqui, no pudiste ir a México a ver las pirámides, a Altos de Chavón, a las Antillas Menores, ni a Venezuela, pero nos veremos en un sitio mejor, donde ya no habrá llanto, clamor ni dolor. Y allí nos daremos tres besos y tres abrazos.

Un abrazo,

Zaidy

Anónimo dijo...

WOW!!!!!

La verdad es que el escrito esta hermos y sumamente emotivo. A pesar de que no la conoci en vida, su energia, pasion y alegria me llego a traves de su hermana Zaida y aun ahora me llega a traves de estos mensajes. Su vida y manera de vivir son un verdadero ejemplo a seguir, pero aun le sobreviven muchas personas espectaculares en las que dejo huella y que continuan su legado, me refiero a ustedes su familia.

Ustedes son un grupo de personas espectaculares que dejan huella en las vidas de aquellos a quienes tocan. Sigan con ese legado y continuen bendiciendo a otros con ello.

¡Que Dios los siga bendiciendo y fortaleciendo, pues yo se que su porcion de gloria se la tienen gana y su hermana alla los recibira dirigiendo el coro celestial que les dara la bienvenida a la Nueva Jerusalem!

Xaimar Fernandez
11-18-2008

Panchy dijo...

Chiqui ha peleado la buena batalla. Siempre supo lo que era primero y mas importante:Amar a Dios y al projimo. Su propio dolor no impidio que abriera sus brazos y extendiera consuelo y amor para otros que estaban sufriendo. Cuanto quisiera dejar huellas como las que nos ha dejado ella cuando deje este mundo !Descansa en paz amiga y espero verte otra vez cuando Cristo venga en gloria
Panchy

Mariam Ludim dijo...

Saludos:

Más que agradecida por todas sus expresiones de apoyo y solidaridad. Tanto las publicadas aquí, como las que hemos recibido personalmente. Es maravilloso sentir ese abrazo apalabrado de parte de vosotros.

Mariam Ludim

Anónimo dijo...

QUE TRISTEZA NO HABER ESTADO ALLI PARA DECIRTE HASTA LUEGO CHIQUI, NI PARA DARLE APOYO A MI GRAN AMIGO ELIUD, NI PARA CONOCER A ESE JOVEN FRUTO DE SU LINDO AMOR... RECUERDO AQUELLOS DIAS COLEGIALES CUANDO ESE AMOR GERMINABA, RECUERDO SIEMPRE LA ALEGRIA DE CHIQUI: A SU LADO SE RESPIRABA AMOR Y PAZ... SI LEES ESTO ELIUD...RECIBE UN ABRAZO DE TU HERMANA VIVIAN

Anónimo dijo...

Gente como Sonia nunca se van, permanecen con su siembra.