viernes, 25 de enero de 2008

Demencia senil

Por Sonia M. Rosa-Vélez

Cuando llegue el olvido, te quiero recordar en los perdidos solares de mi mente,
con esa sonrisa que me haz dedicado,
con ternuras,
con perdones,
sin ninguna amargura.

Cuando llegue ese día tan temido,
te quiero recordar como eres ahora,
con el cabello gris, seguro de ti mismo.

Y aunque yo no recuerde,
tu no te olvidarás,
de quien eres,
de quien haz sido,
que fuiste, serás,
por días,
por años,
tan mio...
siempre mio.

2 comentarios:

Adal dijo...

WOAO!!!!

Linilu12 dijo...

Wow, que lindo. Se lee el amor que sientes. Touching.